Inicio
Portada » Colegio  »  Estatutos  »  Título V
Login Colegiados
Título V
 

CAPITULO I.- RÉGIMEN DISCIPLINARIO.

 

            Artículo 70º. Principios generales.

 

1.- Están sujetos a la potestad disciplinaria del Colegio Oficial de Médicos de Valladolid: a) los Médicos que estén incorporados al mismo; b) los que, estando incorporados al Colegio Oficial de Médicos de la Provincia  donde radique su domicilio profesional principal, ejerzan su profesión en la Provincia de Valladolid  por faltas cometidas en la demarcación territorial de Valladolid y c) las Sociedades Profesionales inscritas en el registro del Colegio, en cuanto a los tipos de faltas y sanciones que les sean de aplicación.

 

2.-  El régimen disciplinario establecido en estos Estatutos se entiende sin perjuicio de las responsabilidades de cualquier otro orden en que los Colegiados hayan podido incurrir.

 

3.- No podrán imponerse sanciones disciplinarias sino en virtud de expediente instruido al efecto y con arreglo al procedimiento ordinario establecido. No obstante, para la imposición de sanciones motivadas por la comisión de faltas calificadas de leves se tramitará el procedimiento simplificado regulado en el artículo 76 de estos Estatutos.

 

4.- El ejercicio de la potestad disciplinaria corresponde al Pleno de la Junta Directiva del  Colegio Oficial de Médicos de Valladolid , que deberá recabar necesaria y previamente informe reservado de la Comisión de Ética y Deontología Médica.

 

            5.- El acuerdo que ponga fin al procedimiento habrá de ser motivado y resolverá todas las cuestiones planteadas en el expediente, no pudiendo aceptar hechos distintos de los determinados en el mismo, con independencia de su diferente motivación jurídica.

 

6.- Las sanciones disciplinarias se ejecutarán una vez que sean firmes y tendrán efectos en el ámbito territorial de este Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Valladolid, salvo que los Estatutos  de la Organización Médica Colegial y los Estatutos del Consejo de los Colegios Profesionales de Médicos de Castilla y León tengan establecido, respectivamente, que dichos efectos se extienden al territorio del Estado o al territorio de la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

 

No obstante, las sanciones firmes impuestas a cualquier Colegiado inscrito en otro Colegio de Médicos de España, a tenor de lo establecido en los estatutos de aquel colegio, tendrán efectos, en su ejecución, en el ámbito territorial de este Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Valladolid .

 

 

7.- El Colegio Oficial de Médicos de Valladolid llevará un registro de sanciones y dará cuenta a la Consejería de Sanidad y Bienestar Social o, en su caso, competente de la Junta de Castilla y León, al Consejo de Colegios Profesionales de Médicos de Castilla y León y al  Consejo General de Colegios de Médicos de España, en un plazo máximo de quince días naturales desde su firmeza, de todas las sanciones que imponga por faltas graves o muy graves con remisión de un extracto del expediente.

 

            E, igualmente, dará cuenta de las sanciones a los Colegios Oficiales de Médicos a los que esté incorporado el sancionado.

             

            8.- No obstante lo dispuesto en el número 4 anterior, el ejercicio de la potestad disciplinaria respecto a los miembros de la Junta Directiva de este Colegio Oficial de Médicos de Valladolid corresponde al Consejo de Colegios Profesionales de Castilla y León.

 

            CAPITULO II.- FALTAS DISCIPLINARIAS Y SANCIONES

 

            Artículo 71º.- Faltas disciplinarias.

 

Las faltas disciplinarias se clasifican en leves, menos graves, graves y muy graves.

 

1.- Son faltas leves:

 

            a).- El incumplimiento de las normas establecidas sobre documentación colegial.

           

            b).- La negligencia en comunicar al Colegio las vicisitudes profesionales para su anotación en el expediente personal.

           

            c).- La desatención respecto a los requisitos o peticiones de informes solicitados por el Colegio.

 

            d).- La infracción negligente de las normas contenidas en el Código de Ética y Deontología Médica cuando no suponga falta grave.

 

            e).- El incumplimiento leve de los  deberes reseñados en los apartados b), c), d), g) y h) del artículo 53 de los presentes Estatutos.

 

            2.- Son faltas menos graves :

 

            a).- No corresponder a la solicitud de certificación o información sobre el estado de salud o enfermedad y asistencia prestada  en los términos éticos cuando ello suponga un peligro para el enfermo.

 

            b).- Indicar una competencia o título que no se posea.

 

            c).- El abuso manifiesto en la fijación de honorarios profesionales.

 

            d).- No emitir, siempre que así esté establecido legal o reglamentariamente,  las Certificaciones en los Impresos Oficiales editados y distribuidos por la Organización Médica Colegial.

 

            e).- Incurrir en las prohibiciones reseñadas en los apartados  b), c), j) y l) del artículo 54 de los presentes Estatutos.

 

            f).- La reiteración de faltas leves dentro de los seis meses siguientes a la fecha de su corrección.

 

3.- Son faltas graves:           

 

            a).- La indisciplina deliberadamente rebelde frente a los órganos de gobierno colegiales y, en general, la falta grave de respeto a aquéllos.

 

            b).- Los actos y omisiones que atenten a la moral, decoro, dignidad, prestigio y honorabilidad de la profesión o sean contrarios al respeto a los Colegiados.

 

            c).- La infracción grave del secreto profesional por culpa o negligencia con perjuicio para tercero.

 

            d).- El incumplimiento de las normas sobre restricción de estupefacientes y la explotación de toxicomanías.

           

            e).- La emisión de informes o expedición de certificados con falta a la verdad.

 

            f).- Incurrir en una actuación profesional constitutiva de competencia desleal.

 

            g).- La falta de pago de  las cuotas colegiales una vez transcurridos seis meses desde el requerimiento de pago.

 

            h).- El incumplimiento deliberado de los deberes contenidos en el Código de Ética y Deontología Médica.

 

            i).- Ejercer la profesión en la Provincia de Valladolid sin haberlo comunicado previamente al Colegio a través del Colegio Oficial de Médicos al que se esté incorporado por el  domicilio profesional principal o en la forma que establezcan los Estatutos Generales de la Organización Médica Colegial y, en su caso, los del Consejo de Colegios Oficiales de Médicos de Castilla y León, sí así dichos Estatutos lo dispusieran..

 

            j.- El incumplimiento grave de los  deberes reseñados en los apartados b), c), d),  g), h) e i)   del artículo 53 de los presentes Estatutos.

 

            k).- Incurrir en las prohibiciones de los apartados a), d), e), f), g), h), i), m), n) del artículo 54 de los presentes Estatutos.

 

            l).- La reiteración de  faltas menos graves durante los seis meses siguientes a su corrección.   

 

m) La actuación como socio profesional en una Sociedad Profesional cuando incurra en causa de incompatibilidad o inhabilitación.

 

n) La actuación de una Sociedad Profesional con incumplimiento de los requisitos exigidos en la legislación vigente.

 

ñ) La actuación de la Sociedad Profesional con incumplimiento del ordenamiento profesional y deontológico de las normas contenidas en la Ley de Sociedades Profesionales.

 

4.- Son faltas muy graves:

 

            a).- Cualquier conducta constitutiva de delito doloso en materia profesional.

 

            b).- La violación dolosa del secreto profesional.

 

            c).- El atentado contra la dignidad  y otros derechos fundamentales de la persona con ocasión del ejercicio profesional.

 

            d).- La desatención maliciosa o intencionada a los enfermos.

 

            e).-  La comisión de una falta grave durante el año siguiente a la corrección de otras dos del mismo carácter y cuyas responsabilidades no se hubieran extinguido a tenor de lo establecido en estos Estatutos.

 

            Artículo 72º.- Sanciones disciplinarias.

 

1.- Por razón de las faltas,  a que se refiere el artículo precedente, pueden imponerse las siguientes sanciones:

 

a).-  Amonestación privada.

b).-  Apercibimiento por oficio.

c).-  Suspensión temporal del ejercicio profesional.

d).-  Expulsión del Colegio.

e).- Suspensión temporal del ejercicio profesional o de la actividad de la sociedad profesional.

f).- Multa

 

 

2.- Las faltas leves serán corregidas con la sanción de amonestación privada.

 

3.- Las faltas menos graves se sancionarán con apercibimiento de oficio.

 

4.- Las faltas graves se sancionarán  con la suspensión del ejercicio profesional por tiempo inferior a un año, salvo la tipificada en el artículo 71. 3. g) que se sancionará con la suspensión del ejercicio de los derechos colegiales hasta tanto el Colegiado no haga efectivo sus obligaciones y se levantará dicha sanción automáticamente en el momento en que las cumpla.

 

4 Bis.- La comisión de falta calificada como grave se sancionará en su caso con la suspensión del ejercicio profesional o de la actividad de la Sociedad Profesional por tiempo inferior a un año.

 

4 Ter.-  La sanción de multa de 600 a 100.000 euros se impondrá solo y en exclusiva a las Sociedades Profesionales, de acuerdo con la siguiente graduación:

 

a) Infracciones leves, hasta 600 euros.

 b) Infracciones menos graves, de 601 hasta 6.000 euros

c) Infracciones graves, desde 6001 hasta 50.000 euros

d) Infracciones muy graves, desde 50.001 hasta 100.000 euros.

 

5.- La comisión de falta calificada como muy grave se sancionará con suspensión del ejercicio profesional por tiempo superior a un año e inferior a dos o, en caso de reiteración de faltas muy graves dentro de los dos años siguientes a su corrección, con la expulsión del Colegio, cuya sanción se impondrá por el Pleno de la Junta Directiva mediante votación secreta y acuerdo adoptado por las dos terceras partes de los asistentes a la reunión y que, a su vez, sean al menos la mitad de los miembros que lo integran.

 

6.- Para la imposición de sanciones deberá el Pleno de la Junta Directiva graduar motivadamente la responsabilidad del inculpado en relación con la naturaleza de la infracción cometida, trascendencia de ésta y demás circunstancias modificativas de la responsabilidad, teniendo potestad para imponer la sanción adecuada dentro de su graduación.

 

7.- En caso de sanción por falta muy grave que afecte al interés general se podrá dar publicidad en la prensa colegial como sanción accesoria, la que en todo caso deberá ser impuesta y contener de forma motivada el Acuerdo Sancionador.

 

            Artículo 73º.- Extinción de la responsabilidad disciplinaria.

 

1.- La responsabilidad disciplinaria del Colegiado se extingue por su fallecimiento, por el cumplimiento de la sanción impuesta, por la prescripción de la infracción o de la sanción y por acuerdo del Pleno de la Junta Directiva, que someterá a la ratificación del Consejo de Colegios Profesionales de Médicos de Castilla y León y del Consejo General de Colegios de Médicos de España si así se dispusiera en sus Estatutos Generales.

 

Si durante la tramitación del procedimiento disciplinario se produjese el fallecimiento del inculpado, se dictará resolución declarando extinguida  la responsabilidad y archivando las actuaciones.

 

La baja en el Colegio no extingue la responsabilidad disciplinaria contraída durante el periodo de alta, aunque determina la imposibilidad de ejecutar la sanción que se acuerde. En tal caso se concluirá el procedimiento disciplinario mediante la resolución que proceda y, si se impusiera sanción, su ejecución quedará en suspenso hasta el momento en que el Colegiado cause nuevamente alta en el Colegio Oficial de Médicos de Valladolid, sin perjuicio de que se comunique esta circunstancia al Consejo de Colegios Profesionales de Médicos de Castilla y León y al Consejo General de Colegios de  Médicos de España a los efectos de que determinen lo que proceda.

 

2.- Las infracciones leves y menos graves prescribirán a los seis meses, las graves al año y las muy graves a los dos años sin haberse decretado la incoación del oportuno expediente, salvo las que constituyan delito, que tendrán el mismo plazo de prescripción que éste.

 

El plazo de prescripción comenzará a contarse desde que la infracción se hubiere cometido.

 

La prescripción se interrumpirá por la notificación al Colegiado afectado del acuerdo de incoación del procedimiento disciplinario. El plazo volverá a computarse si el procedimiento disciplinario permaneciese paralizado durante más de un mes por causa no imputable al Colegiado inculpado.

 

3.- Las sanciones impuestas por faltas muy graves prescribirán a los dos años, las impuestas por faltas graves al año y las impuestas por faltas menos graves y leves a los seis meses.

 

El plazo de prescripción de la sanción por falta de ejecución de la misma  comenzará a contar desde el día siguiente a aquel en que adquiera firmeza la resolución por la que se impone.

 

Interrumpirá la prescripción de la sanción la iniciación, con conocimiento del interesado, del procedimiento de ejecución, volviendo a transcurrir el plazo si aquél está paralizado durante más de un mes por causa no imputable al sancionado.

 

            Artículo 74º.- Rehabilitación

 

1.- Las faltas se entenderán rehabilitadas de oficio, con la consiguiente cancelación de la nota en su expediente personal, por el transcurso del plazo de tres años  para las muy graves, de dos  años para las graves y de un año para las menos graves y leves a contar desde el cumplimiento de la sanción o, en su caso, desde su prescripción, con excepción de la falta sancionada con expulsión.

 

2.- No obstante lo anterior, los sancionados podrán solicitar su rehabilitación en los siguientes plazos, contados desde el cumplimiento de la sanción o, en su caso, desde su prescripción:

 

a).- Si fuere por falta leve o menos grave, a los seis meses.

 

b).- Si fuere por falta grave, al año

 

c).- Si lo hubiere sido por falta muy grave, a los dos años.

 

 La rehabilitación se solicitará al Pleno de la Junta Directiva del Colegio y éste, previo informe de la Comisión de Ética y Deontología Médica y examinar las alegaciones de la solicitud y su justificación, la acordará si así lo considerara.

 

3.-  En el caso de expulsión, una vez transcurridos dos años a contar desde la firmeza del acuerdo sancionador, se podrá solicitar al Pleno de la Junta Directiva la rehabilitación, alegando su justificación y aportando pruebas de la rectificación de conducta.

 

El Pleno de la Junta Directiva, previo informe de la Comisión de Ética y Deontología Médica y ponderar las alegaciones y pruebas aportadas, adoptará la rehabilitación, si así lo estima, mediante votación secreta y por acuerdo de las dos terceras partes de los que asistan a la reunión y que, a su vez, sean al menos la mitad de los miembros que lo integran. 

 

4.- Los trámites de la rehabilitación se llevarán a cabo de la misma manera que para el enjuiciamiento y sanción de las faltas.

 

5.-  El  Colegio Oficial de Médicos de Valladolid  comunicará a la Consejería de Sanidad y Bienestar Social o, en su caso, competente de la Junta de Castilla y León, al Consejo de Colegios Profesionales de Médicos de Castilla y León y al Consejo General de Colegios  de Médicos de España el acuerdo de rehabilitación  que, en su caso, se adopte.

 

E, igualmente, comunicará la rehabilitación a los Colegios Oficiales de Médicos en que el rehabilitado se encuentre incorporado.

 

 

            CAPITULO III.- PROCEDIMIENTOS SANCIONADORES.

 

            Artículo 75º.- Procedimiento Ordinario.

 

1.- El procedimiento ordinario se iniciará  de oficio o a instancia de parte, siempre  mediante acuerdo del Pleno de la Junta Directiva, bien por propia iniciativa o por denuncia.

 

            De iniciarse el procedimiento como consecuencia de denuncia, deberá comunicarse dicho acuerdo al firmante de la misma.

 

2.- El Pleno de la Junta Directiva, al tener conocimiento de una supuesta infracción, podrá decidir la instrucción de una información reservada, de la que se encargará la Comisión de Ética y Deontología Médica, antes de acordar la incoación de expediente.

 

3.- Decidida la incoación del procedimiento, el Pleno de la Junta Directiva podrá proceder mediante acuerdo motivado a la adopción de medidas de carácter provisional que aseguraren la eficacia de la resolución que pudiera recaer, si existieran elementos de juicio suficientes para ello. No se podrán adoptar medidas provisionales que puedan causar perjuicios irreparables a los interesados o que impliquen la violación de derechos amparados por las leyes.

 

4.- El Pleno de la Junta Directiva, al acordar la incoación del expediente, nombrará un Instructor y un Secretario entre los Colegiados. El Colegiado nombrado como Instructor deberá tener al menos diez años de colegiación y, en todo caso, mayor edad que el expedientado, así como preferentemente especiales conocimientos en la materia a instruir.

 

            5.- El acuerdo de la incoación del procedimiento con el nombramiento del Instructor y Secretario se notificará al expedientado, así como también a los nombrados para desempeñar dichos cargos.  

 

            6.- El Instructor y Secretario nombrados desempeñarán obligatoriamente su función, salvo que tuvieran motivos de abstención, lo que deberán poner en conocimiento del Pleno de la Junta Directiva en un plazo de cinco días hábiles a partir de la notificación de sus nombramientos o que, promovida recusación por el expedientado, fuera aceptada por el Pleno de la Junta Directiva.

 

7.- Serán motivos de abstención y de recusación del Instructor y Secretario los establecidos en los artículos 28 y 29 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.

 

8.- El derecho de recusación podrá ejercitarse en cualquier momento del procedimiento ante el Pleno de la Junta Directiva, se planteará por escrito en el que se expresará la causa o causas en que se funda y se notificará al recusado para que manifieste en el plazo de tres días hábiles si se da o no en él la causas o causas alegadas. Y el Pleno de la Junta Directiva resolverá  en un plazo de diez días hábiles.

 

9.- El expedientado puede nombrar a un Colegiado para que actúe de defensor u hombre bueno, cuyo nombramiento deberá comunicar al Pleno de la Junta Directiva en el plazo de ocho días hábiles a partir de la fecha de notificación del acuerdo de incoación del expediente, acompañando la aceptación del mismo por parte del interesado. El defensor podrá asistir a todas las diligencias propuestas por el Instructor y  proponer la práctica de otras en nombre de su defendido.

 

Asimismo, podrá acudir asistido de Letrado.

 

10.- Compete al Instructor disponer la aportación de los antecedentes que estime necesarios y ordenar la práctica de cuantas diligencias sean adecuadas para la determinación y comprobación de los hechos y en particular de cuantas pruebas puedan conducir a su esclarecimiento y a la determinación de las responsabilidades susceptibles de sanción.

 

11.- El Instructor, como primeras actuaciones, procederá a recibir declaración al expedientado y a evacuar cuantas diligencias se deduzcan de la comunicación o denuncia que motivó la incoación del expediente y de lo que aquél hubiera alegado en su declaración.

 

12.- El Instructor, a la vista de las actuaciones practicadas y en un plazo no superior a un mes contado a partir de la incoación del procedimiento, formulará el correspondiente pliego de cargos, comprendiendo en el mismo los hechos imputados, con expresión, en su caso, de la falta presuntamente cometida y las sanciones que pudieran ser de aplicación de acuerdo con lo previsto en estos Estatutos, y debiendo redactarlo de modo claro y preciso, en párrafos separados y numerados por cada uno de los hechos imputados. Y deberá  proponer en el momento de elaborar el pliego de cargos al Pleno de la Junta Directiva el mantenimiento o levantamiento de la medida o medidas provisionales que, en su caso, se hubiera adoptado. 

 

13.- El Instructor podrá por causas justificadas solicitar al Pleno de la Junta Directiva la ampliación del plazo de un mes para formular el pliego de cargos.

 

            14.- El pliego de cargos se notificará al expedientado, concediéndole un plazo de diez días hábiles para que pueda contestarlo con las alegaciones que considere convenientes a su defensa y con la aportación de cuantos documentos considere de interés. En este trámite deberá solicitar, si lo estima conveniente, la práctica de las pruebas que para su defensa crea necesarias.

 

15.- Contestado el pliego de cargos o transcurrido el plazo sin hacerlo, el Instructor admitirá o denegará motivadamente las pruebas propuestas y acordará la práctica de las admitidas y cuantas otras considere oportunas y eficaces, disponiendo de un plazo de un mes para practicarlas. 

 

El  Instructor notificará al expedientado la admisión o denegación de las pruebas que haya propuesto, sin que contra esta resolución quepa recurso alguno, e intervendrá necesariamente en la práctica de todas y cada una de ellas. 

 

16.- Practicadas las pruebas, el Instructor dará vista de las actuaciones al expedientado para que en el plazo de diez días hábiles alegue lo que estime pertinente a su defensa y aporte cuantos documentos considere de interés, facilitándole, si así lo solicita, copia completa del expediente. 

 

17.- El Instructor formulará dentro de los diez días hábiles siguientes la propuesta de resolución, en la que fijará con precisión los hechos probados, la denegación motivada, en su caso, de las pruebas propuestas por el expedientado, la valoración de aquéllos para determinar la falta que considere cometida, la responsabilidad y la sanción, que deberá notificar por copia literal al expedientado, quien dispondrá de un plazo de diez días hábiles para presentar escrito de alegaciones en su defensa.      

 

18.-Oído el expedientado o transcurrido el plazo sin presentar escrito de alegaciones, el Instructor remitirá de inmediato el expediente completo al Pleno de la Junta Directiva para que adopte el acuerdo que corresponda, previo y preceptivo informe de la Comisión de Ética y Deontología Médica.  

 

No obstante, el Pleno de la Junta Directiva podrá devolver el expediente al Instructor para la práctica de aquellas diligencias que, habiendo sido omitidas, resulten imprescindibles para la decisión. En tal caso, antes de remitir de nuevo el expediente al Pleno de la Junta Directiva, el Instructor dará vista de las diligencias practicadas al expedientado a fin de que en el plazo de diez días hábiles alegue cuanto estime conveniente.

 

19.- El acuerdo del Pleno de la Junta Directiva, por el que se ponga fin al procedimiento disciplinario con imposición o no de sanción y que deberá adoptar en la primera reunión que celebre, habrá de ser motivado, resolverá todas las cuestiones planteadas en el expediente y en él no se podrán aceptar hechos distintos de los que sirvieron de base al pliego de cargos y a la propuesta de resolución, sin perjuicio de su distinta valoración jurídica.

 

            También en el acuerdo del Pleno de la Junta Directiva deberá determinarse con toda precisión la falta que se estime cometida, señalando el  apartado y letra del artículo de los presentes Estatutos en que aparezca recogida, el Colegiado responsable y la sanción que se impone, haciendo expresa declaración en orden a las medidas provisionales que, en su caso, se hubieran adoptado durante la tramitación del procedimiento.

 

            20.- Si el acuerdo del Pleno de la Junta Directiva estimare la inexistencia de falta disciplinaria o la de responsabilidad para el expedientado, hará las declaraciones pertinentes en orden a las medidas provisionales que, en su caso, se hubieran adoptado durante la tramitación del procedimiento.  

 

            21.- El acuerdo del Pleno de la Junta Directiva se notificará al expedientado con expresión del recurso o recursos que quepan contra el mismo, el órgano ante el que han de presentarse y el plazo para interponerlos de acuerdo con lo previsto en el artículo 80 de estos Estatutos.

 

            Si el procedimiento se inició como consecuencia de denuncia, el acuerdo del Pleno de la Junta Directiva se notificará al firmante de la misma.

 

22.- El procedimiento deberá resolverse en el plazo máximo de un año desde que se inició.

 

            Artículo 76º.- Procedimiento simplificado.

 

1.- Para el supuesto de que el Pleno de la Junta Directiva, al tener conocimiento de una presunta infracción, considere, previo informe de la Comisión de Ética y Deontología Médica, que existen elementos de juicio suficientes para calificarla como leve, acordará la iniciación de procedimiento disciplinario y que se tramitará por el procedimiento simplificado regulado en este artículo.

 

2.- La iniciación del procedimiento y el nombramiento de Instructor se realizará siguiendo los mismos trámites que los del procedimiento ordinario.

 

3.- El acuerdo de iniciación, que deberá tener el mismo contenido que el pliego de cargos regulado en el artículo 75º. 11, se notificará al Instructor y al expedientado con las actuaciones preliminares, quien en el plazo de ocho días hábiles podrá presentar escrito de contestación con proposición de prueba, la que el Instructor practicará con la que estime oportuna para el esclarecimiento de los hechos en el plazo de diez días hábiles.

 

Terminadas las actuaciones, el Instructor formulará propuesta de resolución de conformidad con lo dispuesto en el artículo 75º.16 en el plazo de diez días hábiles, notificándola al interesado para que en el plazo de ocho días hábiles presente, si le conviniere, escrito de alegaciones.

 

El procedimiento se remitirá para resolver a la Junta Directiva, la que en el primer Pleno que celebre dictará resolución en la forma y con los efectos previstos en el artículo anterior. El procedimiento deberá resolverse en el plazo máximo de dos meses desde que se inició.




[volver]

 
Colegio de Médicos de Valladolid
COLEGIO OFICIAL DE MÉDICOS DE VALLADOLID
AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | CONTACTAR
C/ Pasión, 13, 3- 47001 VALLADOLID - Apartado de correos 231 - Email: info@medicosva.es / Fax - 983 350 254
Oficinas - 983 355 488 - 983 351 703 | Club Médico - 983 307 401

Síguenos en:
twitter facebook